arte & literatura argentine

    Amarino

    Gilda Di Crosta


    56 pg.

    ISBN 978-987-3708-47-3

    Selecciones Ivan Rosado

    2017


    Anotados mínimamente, y siempre en la búsqueda de la lengua suficiente -justa, medida, concentrada, precisa- los poemas de Amarino nos sitúan de lleno en el lenguaje; nos hacen oír los acentos y los hilos de una vida en las palabras, los modos imperiosos y vanos de las métricas perdidas, los límites tenues entre las cosas, las imágenes y -la mayoría de las veces- los recuerdos.

    Si nos presentan un interior de pequeñas fábulas, aun si concentradas y plegadas hacia adentro (en lucha constante contra el desborde) es para abrir -al mismo tiempo- mundos de ramificada e íntima belleza, los que sólo pueden decirse con una palabra inventada y nunca domesticada.

    De allí el adjetivo “amarino” de Di Crosta, que en su dar la vuelta y aparecer, abandonado y convertido casi en un fantasma, nos propone un conjunto de notable delicadeza. ¿Un libro amarino de poemas?, ¿en qué consistiría el mismo? Tal vez en este juego de abrir y cerrar las palabras ligeritas, caprichosas pero nunca livianas.

    Amarino: tal vez amado, amoroso, ámbar y amargo a un mismo tiempo.

    Marcela Zanin

    Amarino / Gilda Di Crosta

    $600,00

    3 cuotas sin interés de $200,00

    Ver formas de pago

    Calculá el costo de envío

    Amarino

    Gilda Di Crosta


    56 pg.

    ISBN 978-987-3708-47-3

    Selecciones Ivan Rosado

    2017


    Anotados mínimamente, y siempre en la búsqueda de la lengua suficiente -justa, medida, concentrada, precisa- los poemas de Amarino nos sitúan de lleno en el lenguaje; nos hacen oír los acentos y los hilos de una vida en las palabras, los modos imperiosos y vanos de las métricas perdidas, los límites tenues entre las cosas, las imágenes y -la mayoría de las veces- los recuerdos.

    Si nos presentan un interior de pequeñas fábulas, aun si concentradas y plegadas hacia adentro (en lucha constante contra el desborde) es para abrir -al mismo tiempo- mundos de ramificada e íntima belleza, los que sólo pueden decirse con una palabra inventada y nunca domesticada.

    De allí el adjetivo “amarino” de Di Crosta, que en su dar la vuelta y aparecer, abandonado y convertido casi en un fantasma, nos propone un conjunto de notable delicadeza. ¿Un libro amarino de poemas?, ¿en qué consistiría el mismo? Tal vez en este juego de abrir y cerrar las palabras ligeritas, caprichosas pero nunca livianas.

    Amarino: tal vez amado, amoroso, ámbar y amargo a un mismo tiempo.

    Marcela Zanin

    Mi carrito