arte & literatura argentine

    Vida de un gemelo

    Santiago Venturini


    64 pg. / Poesía

    ISBN 978-987-3708-07-7

    Selecciones Ivan Rosado

    2014


    Hay dos: el que habla y el otro, el gemelo. El primero es un Goliadkin como el de Dostoievski, pero no enloquece al enfrentarse con su doble, sino que lo asume, lo cuida y lo odia amorosamente como a un niño maldito y sabio. Ese gemelo es su siamés: no hay separación posible sin desgarro, por eso hay que comer y dormir con él, salvarle la vida en la calle, dar vuelta las páginas del libro que lee, soportar su voz demente y su mirada desmembrada del mundo: cartílagos, órganos, engranajes, objetos, carne y materia flotando en el vacío de una galaxia que nadie es capaz de explicar.

    Los episodios que arman la falsa biografía compartida de Vida de un gemelo son absurdos, alucinantes, nostálgicos. Cada tanto uno sonríe en la lectura, pero sabe que si desviara la mirada hacia el espejo vería una boca de dientes podridos, riéndose también: la de su propio gemelo.

    Eleonora Fluxá

    Vida de un gemelo / Santiago Venturini

    $650,00

    3 cuotas sin interés de $216,67

    Ver formas de pago

    Calculá el costo de envío

    Vida de un gemelo

    Santiago Venturini


    64 pg. / Poesía

    ISBN 978-987-3708-07-7

    Selecciones Ivan Rosado

    2014


    Hay dos: el que habla y el otro, el gemelo. El primero es un Goliadkin como el de Dostoievski, pero no enloquece al enfrentarse con su doble, sino que lo asume, lo cuida y lo odia amorosamente como a un niño maldito y sabio. Ese gemelo es su siamés: no hay separación posible sin desgarro, por eso hay que comer y dormir con él, salvarle la vida en la calle, dar vuelta las páginas del libro que lee, soportar su voz demente y su mirada desmembrada del mundo: cartílagos, órganos, engranajes, objetos, carne y materia flotando en el vacío de una galaxia que nadie es capaz de explicar.

    Los episodios que arman la falsa biografía compartida de Vida de un gemelo son absurdos, alucinantes, nostálgicos. Cada tanto uno sonríe en la lectura, pero sabe que si desviara la mirada hacia el espejo vería una boca de dientes podridos, riéndose también: la de su propio gemelo.

    Eleonora Fluxá

    Mi carrito